ENEAGRAMA DE LA PERSONALIDAD EN POLÍTICA (II/III)

¿Para que utilizar el Eneagrama en política?

Como veíamos en un artículo anterior, el Eneagrama de la Personalidad es una herramienta que permite conocer, a nivel personal e individual, sus puntos fuertes y sus áreas de mejora. Gracias a esto, se trabajará sobre los mismos con el fin de cambiar patrones o de potenciar aptitudes y habilidades.

Definir la comunicación estratégica, mejorar la imagen proyectada al público, controlar las respuestas en situaciones de estrés, reforzar el liderazgo político y optimizar el potencial del equipo son algunas de las ventajas que reporta el uso del Eneagrama. Bien usado, es una herramienta muy útil para los cargos políticos.

Por ello, si no te sentiste identificado con ninguno de los tres eneatipos desarrollados en el artículo anterior: el perfeccionista, el altruista y el exitoso, en esta ocasión vamos a comentar los tres siguientes, los tipos 4, 5 y 6: el especial, el observador y el leal.

* De nuevo, nos gustaría aclarar que se hacen menciones de conocidas figuras políticas como ejemplo de cada eneatipo. Estas aportaciones son siempre hechas desde una posición subjetiva y personal, ya que para obtener la certeza harían falta jornadas de trabajo y estudio con las personas mencionadas.

Tipos 4, 5 Y 6

TIPO 4: EL ESPECIAL

Su estrategia principal: “Se esfuerza por sentirse único”.

Buscan el reconocimiento sintiéndose diferentes al resto, piensan que si son como los demás nadie apreciará su autenticidad. Esto les hace personas con una gran capacidad para encontrar un significado en la vida y en lo que hacen, además de establecer una gran conexión con las personas de su entorno. Son muy creativos y saben encontrar la belleza de las cosas, por eso, son únicos en lo que hacen. Tienen mucha intuición entrenada en unas bases de sensibilidad estética y personal. También son capaces de detectar rápidamente los sentimientos de quienes les rodean. Tenemos algunos ejemplos en la política española como: María Teresa Fernández de la Vega o Rosa Díez.

Estilo de Liderazgo: Los 4, al igual que el tipo 3, trabajan para conseguir resultados pero en este caso, no solo para alcanzar los objetivos sino con el fin de diferenciarse de otras personas o equipos. Necesitan estímulos creativos ya que, si el aburrimiento aparece, no serán tan eficaces. Su combustible es mantenerse emocionalmente involucrado, eso le asegura un trabajo sustancioso en el que no pierda el interés. Saben desafiar a los demás y obtener lo mejor de cada uno.

Su talento: Crear entornos donde las personas encuentren significado a lo que hacen, consiguiendo así que hagan un resultado excelente.

Sus fortalezas principales son: Creativos, intuitivos, reflexivos, empáticos, compasivos, expresivos, metódicos, disciplinados, cercanos, cálidos, con sentido estético.

TIPO 5: EL OBSERVADOR

Su estrategia principal: “Se esfuerza por tomar distancia”.

Los políticos ‘observadores’ buscan el reconocimiento a través del conocimiento y la sabiduría. Son muy inteligentes y curiosos, lo que les lleva a saber y conocer mucho sobre diferentes temas. También son observadores y reservados, eso hace que disfruten bastante de “la soledad del líder”. Necesitan privacidad para llegar a ideas innovadoras, resolución de problemas y reunir todos los datos que necesiten para saciar su hambre de conocimiento. Tienen una gran capacidad para analizar la vida de manera objetiva. Esta distancia y objetividad les permite percibir el origen y las consecuencias de lo que está sucediendo y adquirir así una comprensión completa de lo que acontece. Les cuesta conectar con sus emociones, lo que les permite mantener la calma durante momentos de crisis y no involucrarse emocionalmente.

Estilo de Liderazgo: Son líderes pensadores y observadores, capaces de asumir responsabilidades a la vez que saben delegar una vez el proyecto está organizado. Los 5 no estarán tan orientados a las personas como los 2 o lo 4, más bien, se centrarán en las ideas y en cómo llevarlas a cabo.

Su talento: Crear un equipo eficaz a través del análisis y la planificación, de modo que todo esté en coherencia y la gente trabaje por una misión común.

Sus fortalezas principales son: Analíticos, íntegros, correctos, perseverantes, independientes, perceptivos, sabios, sensibles, objetivos.

Como ejemplo de políticos de eneatipo 5 tenemos a Iñigo Errejón y a Juan Carlos Monedero.

TIPO 6: EL LEAL

Su estrategia principal: “Se esfuerza por sentirse seguro”.

Buscan el reconocimiento siendo leales y cumplidores. Desean formar parte de un grupo, de algo más grande que ellos, necesitan confiar en las personas, además de en ellos mismos. Tienen mucha capacidad de análisis y en su cabeza siempre hay millones de opciones lo que, en muchas ocasiones, provoca indecisión. Son muy comprometidos con su trabajo, y también lo son con sus familiares y amigos. Fieles a sus principios y palabra. Trabajadores y responsables con aquello a lo que se han comprometido. Compasivos con los problemas ajenos y conciliadores  para su resolución.

Estilo de Liderazgo: Los políticos con eneatipo 6 son grandes líderes ante las dificultades. Cuando hay que tomar decisiones urgentes las indecisiones desaparecen y se lanzan a la acción, se involucran de lleno en su tarea y dejan el análisis para poder actuar. Lideran bien ante los contratiempos. Saben generar un buen ambiente de trabajo y un equipo participativo. Al igual que los 1, los 6 se centran en los fallos y trabajan duro para resolverlos.

Su talento: Resolver los problemas que surgen, desarrollando un ambiente propicio a la creatividad, en el que cada persona sienta que forma parte de la solución.

Sus fortalezas principales son: Comprometidos, responsables, trabajadores, cooperativos compasivos, analíticos, leales, ingeniosos, prácticos, altruistas, cercanos.

Como ejemplo de ‘políticos leales’, encontramos a figuras como José Antonio Labordeta o Richard Nixon.

¿Y ahora qué?

Ahora tienes más eneatipos para trabajar.

Quizás te identificas con el especial, o sigas pensando que te sientes más el perfeccionista… En cualquier caso, aunque encajamos más en uno de ellos, siempre tenemos tendencias o atisbos de otros eneatipos.

Por eso ningún liderazgo es igual que otro, esa es la riqueza de la diversidad. Para potenciar correctamente tus fortalezas, solo es necesario saber cómo trabajar cada uno de estos.  

Si no es así, todavía quedan tres eneatipos que publicaremos en los próximos días. Todos formamos parte de alguno de ellos y, conocernos mejor, es un gran paso hacia el éxito en política.

12 errores graves en política, collage. Ana Sanz

Descarga de forma inmediata y gratuita esta plantilla

REFLEXIÓN-ACCIÓN-CAMBIO

Dale la vuelta a estos 12 errores graves en la actividad política.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies